06 septiembre 2009

En la manga

Q se dedicaba al corte de mangas. Fanática donde las hubiera del diseño de patrones, disfrutaba cambiando las costuras de jerséis, camisas y vestidos hasta hacerlos parecer otros. Solo en una ocasión estuvo a punto de abandonar su afición: el año en que se obsesionó por la manga japonesa. Empeñada en llevarla, sufrió los rigores del invierno en las muñecas y se enganchó con manillas y picaportes; también despertó la sospecha de guardas de seguridad, que veían en aquella amplitud un recoveco para birlar objetos. Pese a estos momentos de flaqueza, Q no cejó. Persistió en la japonesa y se enfrentó a los contratiempos. Tanto se enamoró de aquella manga que la temporada siguiente, cuando volvió la moda entallada, siguió paseando su palmito nipón por la calle de Alcalá.

L A M I C R O S C O P I S T A ©

10 comentarios:

Sinsellos dijo...

Menos mal que no le dio por el manga japonés... ¡empezaría a leer todo del revés!
Espero que hayas tenido un buen verano.
Besos
Bea

pLegAdoR dijo...

Que alegría poder volver a leerte de nuevo Julia...ya me tenias preocupado!!.
Me encanta todo lo japonés (por eso del pliegue...jejeje), y el final de tu relato donde la prota hace un corte de mangas japonés a toda la moda de temporada es una metáfora de lujo.

Un besote!!

Julia dijo...

Me alegro mucho de reencontraros en el espacio virtual... A ver si con este revoltijo japonés me pongo en marcha, todavía tengo un hemisferio de vacaciones.
Besos

Andrés dijo...

Veo que no me hiciste caso, y aún no me has explicado qué es la manga ranglán ;)

Julia dijo...

Pero cómo no te voy a hacer caso, Andrés. Es que no soy muy costuritas. Me he informado: la manga ranglan está cortada al bies, de forma que nace en el cuello, tipo jerséi de chandal ;)

Andrés dijo...

Menos mal, gracias ;) No podía seguir vivienda con esta incógnita. Y además es sin tilde en la "a", como si fuera un teniente de los marines. Que comiences bien la semana, A.

Fanny Brice dijo...

Ay, pues yo me estoy acordando de Ana de Greengables, que siempre quería un vestido con mangas de faron...

Qué gusto volver a leerte. ¿Te quedan vacaciones? ¿Vendrás por aquí? Te echaba de menos...

Fanny Brice dijo...

-- mangas de FAROL, leñe --

Julia dijo...

Hola, Fanny. Supongo que te encuentro recién salidita de la sobredosis de cine. ¿Has sobrevivido a tanta emoción?

Me quedan unos días de vacaciones, espero darme un garbeo por otoño y así me pones al día...

Fanny Brice dijo...

Hola, Julia. Aquí te espero. Todavía no me he recuperado del tratamiento intensivo a base de nitrato de plata y celuloide. Sin descanso, vuelta a la oficina "the morning after", que si disco nuevo de Barbra. Y con algún proyecto nuevo, por si me aburro :-)