24 noviembre 2008

Salvoconducto

Observó el billete por delante y por detrás. En apariencia se trataba de un ticket de metro normal: código, banda magnética y fecha de caducidad. Sin embargo, lo había cancelado más de diez veces y seguía funcionando. Para cerciorarse, X se acercó a la ventanilla; el metrobús es para diez viajes, ¿no? El dependiente le contestó, haga el favor. Volvió a la rueca, miró a derecha e izquierda y lo insertó en la ranura. Válido. Como lo fue al día siguiente, y en verano, y en Navidad. A partir de entonces, X se recorrió Madrid de extremo a extremo; se montó y apeó en todas las estaciones; buscó su reflejo en los cristales, como había leído en un cuento. Con la extra de junio voló a Nueva York; le pidió al taxista, déjeme en Chelsea. En cuanto avistó la primera estación descendió las escaleras y, mirando de reojo al negro de la taquilla, fue andando muy despacio en dirección al torno.


LA M I C R O S C O P I S T A ®

7 comentarios:

Andrés dijo...

"La rueca", preciosa palabra ;)

Julia dijo...

Ni sé cómo me ha salido. Blogger me tiene desesperada con la barra de formato que desaparece durante días... Qué impotencia, querer publicar y no poder hacerlo. ¿Habrá que volver al papel?

Andrés dijo...

No sabes cómo te ha salido... ¿qué? He mirado "rueca" en el diccionario de la RAE, y no es tan equivocado para lo que querías decir ;D... Un beso, y hasta otra. Am

Julia dijo...

Menos mal, Andrés, lo de "rueca" era intuición. Pero he cambiado ese "cancelar" un billete (¿es un galicismo?).

Recuerdo vagamente que hay otra palabra para referirse a ese torno del metro, pero debe ser fea porque no me viene a la conciencia.

Señor-ina dijo...

Muy bonito. Puede ser cancelar o validar, pero no creo que sea galicismo... aunque bueno yo soy asturiana... a lo mejor es algo normal en el norte. Tornos... sinónimo... no sé... es un poco dificil... pero es bonito buscar palabras... aunque da mucha rabia que te salten en la lengua como petazetas y no puedas atraparlas.

Un saludo

Julia dijo...

Señorina, qué bien que te traigas petazetas de Asturias.

Andrés dijo...

No, no es un galicismo, es una palabra perfectamente válida (y bonita también). :)